Covid-19
Información de interés



No conviene retrasar su consulta con el cardiólogo por temor a una infección por Covid-19.





En todos los países afectados por COVID-19, y por supuesto en España, se viene observando un retraso en la consulta de síntomas y/o revisiones de cardiología y un retraso en la consulta urgente en caso de síntomas típicos de un infarto agudo de miocardio; una angina de pecho, una arritmia o un agravamiento de la insuficiencia cardiaca. Estos hechos se atribuyen al temor de los pacientes y sus familiares a un posible contagio por COVID-19 si acuden a un centro médico. Diversos estudios clínicos que se están comunicando estos días señalan que existe un tiempo de retraso crítico en la solicitud de asistencia médica urgente para pacientes con síntomas de infarto agudo de miocardio. Hay que recordar que en la fase aguda del infarto “el tiempo no es oro, sino miocardio”. Es decir, cuanto antes se acuda a un centro médico, mayores serán las posibilidades de que, mediante las técnicas de revascularización miocárdica (angioplastia, stent, etc., ) no sólo la supervivencia sea más alta sino que, tras el infarto rápidamente tratado, el corazón quede en mejores condiciones para dar un rendimiento futuro mucho más favorable.
Un estudio llevado a cabo en Hong Kong verificó que el retraso en la asistencia cardiológica urgente durante la crisis de COVID-19 se prolongó en casi 6 horas, un tiempo crítico en el que las posibilidades, no sólo de muerte sino de pérdida irrecuperable del miocardio infartado, crecen de manera proporcional al tiempo de retraso en la asistencia médica.
Las enfermedades cardiovasculares (ECV) suponen 17,5 millones de defunciones a nivel global y más de 120.000 en España cada año. Hay un incremento alarmante de determinados factores de riesgo como los malos hábitos alimentarios, el sedentarismo, el tabaquismo y la obesidad, que hacen que las ECV continúen siendo la principal causa de mortalidad y morbilidad en España.

Se conoce por salud cardiovascular la presencia de valores óptimos en los principales factores de riesgo cardiovascular:



La detección precoz y control de los factores de riesgo vascular sigue siendo la estrategia fundamental para prevenir las enfermedades cardiovasculares.



Información de Interés,
COVID 19 para asmáticos






Consejos para personas con asma

Si las personas que tienen asma diagnosticada contraen una infección respiratoria (podría ser el coronavirus), esta puede desencadenar los síntomas del asma y es posible que alguna crisis, por lo que es importante que contacte con su médico y sigan sus recomendaciones para el control de su enfermedad:

· Mantener el uso de los inhaladores preventivos diariamente según se prescriba, lo que ayudaría a reducir el riesgo de una crisis de asma causada por cualquier virus.
· Que la persona con asma lleve consigo el inhalador de alivio rápido siempre consigo, por si tiene que utilizarlo cuando aparezcan los síntomas.
· Es primordial que el paciente le pida a su neumólogo/alergólogo un plan de acción personalizado para controlar el asma que le ayude a reconocer y controlar mejor los síntomas cuando aparezcan.
Estas precauciones cobran especial relevancia si tenemos en cuenta que casi la mitad de los pacientes con asma no tienen controlada su enfermedad porque no son adherentes al tratamiento. Desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) aseguran que el problema puede sobrevenir cuando no se tiene controlado el asma, por ello, insisten en la necesidad de que los pacientes sigan adecuadamente su tratamiento para que en caso de contagiarse con el coronavirus las consecuencias serán menores.

Siguiendo con las recomendaciones, en el caso de que el asma empeore o desencadene una crisis asmática hay que seguir las acciones que el especialista haya detallado en el plan de acción y llamar, en caso de tener además una confirmación o sospecha de COVID-19, al número de teléfono de emergencias correspondiente de la comunidad autónoma habilitado para el manejo de esta pandemia.

Recomendaciones para niños con asma

Todas las personas con una enfermedad crónica como el asma forman parte del grupo de mayor riesgo frente al coronavirus, sin embargo, los niños son un colectivo de especial preocupación. En este escenario de incertidumbre frente al COVID-19, el Grupo de Trabajo de Inmunología Clínica de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica (SEICAP) ha elaborado una serie de recomendaciones para menores con asma.

Entre esos consejos, además de incluir los hechos públicos por la OMS para todos los ciudadanos y las medidas nacionales y locales adoptadas por el Gobierno y CC. AA. , advierten de la importancia de realizar, de forma correcta, el tratamiento de base pautado para conseguir un buen control del asma y disminuir el riesgo de complicaciones.

Asimismo, recuerdan la relevancia de –en caso de sospechar de un contagio por coronavirus– no acudir a los servicios de Urgencias, sino llamar a los teléfonos habilitados para realizar las consultas pertinentes. Si, por el motivo que sea, se debe acudir al hospital, es esencial el uso de una mascarilla protectora. Finalmente, desde SEICAP explican que cuando se deba llevar al menor al centro sanitario vaya provisto de su propia cámara espaciadora y mascarilla para el uso de inhaladores de forma individualizada. Unas recomendaciones que también son útiles para los menores con alergia.